Saliendo de la rutina . Tarde en Loma Amarilla con Caracol

Cómo una tarde en el parque puede volverse magnífica e inolvidable? Con una semana de vacaciones tenerlos en casa todo el día resulta aburr...

Cómo una tarde en el parque puede volverse magnífica e inolvidable? Con una semana de vacaciones tenerlos en casa todo el día resulta aburridísimo y si a esto le sumamos que pasarán más de esas horas en la tele, me escandalizo! #horror así que como teníamos ganas y tiempo mas que libre decidimos enrumbar hacia Loma Amarilla escucharon hablar de ese gran espacio verde?, ya habíamos ido unas cuantas veces  y a pesar que es una gran loma (valga la redundancia) la batería de los chicos son de nunca acabar  y adultos como yo  nos cansamos mas seguido (se nota que no hago nadita de ejercicio no?)

De tanto sube sube y baja baja puedes llegar a un pequeño parque (más y más green) es lo que gusta de vivir en un distrito ecológico, que apuesta por áreas verdes para recreación y deporte aunque en algunos no te dejen tontamente pisar el césped ¿? para que vas a tener hierba fresca  sin que vuele su imaginación por favor  si no vas a poder disfrutar, revolcarte y sólo pretender mirar lo bonito que se vee  peeero eso es otro tema.
 
 
Mientras probábamos a jugar a las escondidas, descubrimos varios caracoles pegados a las hojas de los pequeños arbustos, de pronto vimos a uno que intentaba a mi parecer pasarse de una hoja a otra, ni siquiera imaginabamos como iba a hacerlo por que mientras que se movía a cámara lenta y la hoja se tambaleaba por el peso (luego di con la baba que lo sujetaba y que por ende nunca se caería) el espectáculo ante los ojos de mis hijos y el mío lo era simplemente todo! Un momento que parecía nunca acabar y mágico a la vez, lo que a mi parecer se trataba de un simple movimiento pausado, sosegado, tranquilo; se transformo en un simple hecho de supervivencia, el caracolito había visto la hoja mas fresquita y proseguiría a devorarsela, grande fue mi sorpresa al ver debajo de la hoja un agujero y vaya manera de ver como este pequeño molusco se alimentaba, fue simplemente increíble.
 
Entonces me di cuenta que uno nunca deja de asombrarse, de aprender, de emocionarse por algo inusual y lo mejor compartir ese pequeño momento que me daba el pequeño caracol con mis hijos.
 
 
 

Tambien te puede gustar

1 comentarios

  1. Qué lindo tener a dos hermosas y pequeñas personitas con quien compartir estos momentos únicos y con quienes vas aprendiendo día a día. Simplemente extraordinario!!

    ResponderEliminar